Yoga Cachemira Shivaista y del Advaita

El Yoga de la Sensibilidad corporal

Para la comprensión de Si Mismo

ORIENTADO HACIA:

Iniciarse y profundizar en el Yoga. A probar y explorar lo que es la sensibilidad corporal. A ver que la sensibilidad es una expresión de Sí mismo, que es con ella que comprendemos. A conocer que el Yoga Cachemira, es el Yoga de la sensibilidad, del sentir. A vivir en nuestra sensibilidad global corporal y convertirla en nuestro objeto de observación, siempre desde el presente y la escucha.

Este Yoga está orientado a comprender que el trabajo corporal es vaciarse de los apegos y miedos. No es un mero trabajo físico, ni muscular, es un trabajo de vacuidad, sin ninguna proyección, ni intención.

En cada sesión de Yoga, la orientación nunca es saber lo que va a suceder, ni hacía donde nos dirigimos. No tenemos ningún sistema, ni lugar o meta a donde ir. Es el arte de dejar hacer lo que suceda en cada instante.

Está orientado a la exploración de las asanas, posturas del cuerpo y la respiración, que es lo que nutre y da vida, energía al cuerpo vivo despertando su sensibilidad. Al sentir el cuerpo en la observación aparecen las emociones, las carencias que están detrás de la tranquilidad de Ser. Al cuerpo hay que liberarlo de las resistencias psíquicas, hay que sentirlo no pensarlo. J. Klein nos comentaba "el cuerpo está en ti, pero tú no estás en el cuerpo".

TE INVITO HACIA:

El explorar a través del VEDANTA ADVAITA, y del SHIVAISMO TANTRA de CACHEMIRA, la enseñanza del YOGA CACHEMIRA desde el enfoque de JEAN KLEIN, y la línea de Autorrealización de SER de ANTONIO BLAY.

Te invito a verificar como un pensamiento sin la idea de entidad personal, sin objeto, ya no es un pensamiento del ego.

Aquí no se trata de intentar frenar los pensamientos; sino de dejar de identificarte con ellos, es decir no permitirte quedar condicionado con el pensamiento que no Eres.

Te invito a descubrir que no hay ninguna diferencia entre el cuerpo y lo Divino, no hay una separación; sino que ambos forman una no-dualidad con lo Sagrado.

Si tu cuerpo no está relajado, estás en el ego, en tu imagen personal, no en el sentir de tu cuerpo que es la morada de tu Ser, lo más pleno y libertario. Aquí ya no existe densidad ni tensión del cuerpo.

Aquí se da una invitación donde se recobra el sentido del Yoga, absorbiéndose en nuestra atención, que al principio parte del ser consciente de los objetos.

Más tarde en el enfoque del Yoga de Cachemira, se apunta hacia la Conciencia sin objetos.

ENFOQUE HACIA:

El estilo y enfoque del Yoga que se utiliza aquí es totalmente abierto a todos, suave, sin forzar y sin ninguna prisa. Aquí las clases son impartidas combinando respiraciones, pranayamas, relajación, meditación, y las asanas o posturas del yoga.

Aquí la meditación se da desde la vía directa, de la no-dualidad. No es una vía progresiva, desde la dualidad; aunque a veces se utilizan algunos aspectos de ella. Parte de una meditación, sin que nadie medite, ni nada sobre lo que meditar. El sentir es lo No-dual en el Yoga de Cachemira.

En este enfoque se apunta hacia una integración corporal desde lo espiritual. Espiritualizamos el cuerpo dando corporalidad al espíritu. Donde el cuerpo es el templo de lo Divino.

Aquí lo que nos interesa es reconocernos como Conciencia, no como objetos de Conciencia. El objeto de observación del cuerpo en el asana tiene la función de revelar la Conciencia. La sensibilidad es la toma de Conciencia del cuerpo.

Este es un enfoque que aunque parezca que vaya contracorriente de muchos Yogas, no es así. Al final es un hacer Yoga porque Soy, no realizo Yoga para Ser. No recurrimos al Yoga para lograr el Ser, el Ser es el que nos invita a una celebración al realizar el Yoga.